Espiritualidad, Tao, Buddhismo, Teosofía & Sufismo

16th Agosto 2013

Foto con 21 notas

El ignorante ya está muerto. Aquel que ha alcanzado las cimas más altas de la filosofía, vive eternamente, aún cuando su cuerpo sea quemado en la pira y sus cenizas arrojadas al mar. Cuando Sócrates bebía la cicuta, Critón le dijo: “Maestro, ¿qué quieres que hagamos contigo después de muerto?” Y Sócrates contestó: “Podéis hacer lo que os plazca si podéis agarrarme; ¡pero, tened cuidado que no me escurra de entre vuestros dedos!”
El individuo que sólo vive la vida física no ha desarrollado las cualidades de su naturaleza superior y es incapaz de funcionar conscientemente en los mundos sutiles que están más allá de la tumba. Cuando deja caer esta envoltura mortal, se sumerge, por lo tanto, en la inconsciencia, pues no construyó las facultades que le permitirían permanecer consciente en los planos superiores. Sin embargo, cuando el filósofo iluminado desarrolla las facultades del alma y despierta sus poderes trascendentales, la muerte deviene sólo una ilusión; porque, aunque su cuerpo físico muere, su conciencia no se altera por haberse separado conscientemente de su cuerpo. Continúa viviendo, pensando y sintiendo. Habiendo entrado en la luz, permanece por siempre en la luz.
La inmortalidad consciente es el eterno premio para aquellos que alcanzan las más altas formas de entendimiento mental y espiritual.  Los griegos enseñaron que si el alma se centraba en la naturaleza sensual, era prisionera del cuerpo, y, por ello, moría con el cuerpo.  Pero, si el alma se elevaba durante la vida por sobre las cosas físicas e ilusorias, sobrevivía a la desintegración de su cuerpo y continuaba su búsqueda de la Última Realidad.

MANLY P. HALL

El ignorante ya está muerto. Aquel que ha alcanzado las cimas más altas de la filosofía, vive eternamente, aún cuando su cuerpo sea quemado en la pira y sus cenizas arrojadas al mar. Cuando Sócrates bebía la cicuta, Critón le dijo: “Maestro, ¿qué quieres que hagamos contigo después de muerto?” Y Sócrates contestó: “Podéis hacer lo que os plazca si podéis agarrarme; ¡pero, tened cuidado que no me escurra de entre vuestros dedos!”

El individuo que sólo vive la vida física no ha desarrollado las cualidades de su naturaleza superior y es incapaz de funcionar conscientemente en los mundos sutiles que están más allá de la tumba. Cuando deja caer esta envoltura mortal, se sumerge, por lo tanto, en la inconsciencia, pues no construyó las facultades que le permitirían permanecer consciente en los planos superiores. Sin embargo, cuando el filósofo iluminado desarrolla las facultades del alma y despierta sus poderes trascendentales, la muerte deviene sólo una ilusión; porque, aunque su cuerpo físico muere, su conciencia no se altera por haberse separado conscientemente de su cuerpo. Continúa viviendo, pensando y sintiendo. Habiendo entrado en la luz, permanece por siempre en la luz.

La inmortalidad consciente es el eterno premio para aquellos que alcanzan las más altas formas de entendimiento mental y espiritual.  Los griegos enseñaron que si el alma se centraba en la naturaleza sensual, era prisionera del cuerpo, y, por ello, moría con el cuerpo.  Pero, si el alma se elevaba durante la vida por sobre las cosas físicas e ilusorias, sobrevivía a la desintegración de su cuerpo y continuaba su búsqueda de la Última Realidad.

MANLY P. HALL

Etiquetas: sabiduríaesoterismoespiritualidadfilosofiapensamientosreflexiónconocimiento

  1. 3marianaporcelana ha reblogueado esto desde aprendiz-alquimico
  2. revelacionhumana ha reblogueado esto desde lavidauna
  3. las-infinidades-de-tu-alma ha reblogueado esto desde lavidauna
  4. aprendiz-alquimico ha reblogueado esto desde lavidauna
  5. oniriagte ha reblogueado esto desde lavidauna
  6. tcm16 ha reblogueado esto desde alekramer
  7. sarahypliego ha reblogueado esto desde lavidauna
  8. alekramer ha reblogueado esto desde lavidauna
  9. lavidauna ha publicado esto